Manual de vuelo PPL, Iñigo Zubiaga

auster
auster
  • Este es un pequeño regalo que Iñigo Zubiaga nos hace a los pilotos privados. Publicó este libro hace 20 años en el año 2000, pero en la actualidad no se puede comprar y él lo comparte con todos vosotros. Iñigo falleció en octubre de 2011 en un monte cercano a Monterrey, Orense, tratando de apagar con un Dromedair uno de los muchos incendios que arrasaban Galicia ese día.
  • De pequeño era muy inquieto y el pusieron el mote de «veneno». Era una persona de carácter, pero también, amigo incondicional de sus amigos, tenía un corazón que no le cabía en el pecho. No admitía ni la mentira ni la falsedad, pero por un amigo se podía meter en el mayor de los líos.
  • Llevaba la aviación en sus genes, su abuelo Manolo fue un pionero aprendiendo a volar en 1914 y comprando un Caudron G3. Su primo Enrique le llevó a volar un par de veces, y en un momento dado, decidió dejarlo todo y hacerse piloto. Se fue a Florida y obtuvo todas sus licencias.
  • Decidió hacerse un avión partiendo de chapas, un RV-6A. Tres mil horas de trabajo le llevó convertir el kit que se trajo de USA después de poner uno a uno más de doce mil remaches. En 1992 voló, fue uno de los primeros RV. Un avión magnífico que todos pudimos volar y que sigue volando.
  • Como persona inquieta buscó nuevos retos y en 1997 se fue con un amigo a Lituania, y se trajo de allí un Yak 52, avión acrobático que había pertenecido a las fuerzas aéreas de la antigua URSS. Iñigo hizo un montón de horas de acrobacia con Vitas Lapenas, magnifico piloto lituano.
  • Mientras tanto fue el instructor del Real Aeroclub de Vizcaya en el que hacía pilotos y amigos. Era un excelente instructor y metía la pasión del vuelo a sus alumnos. Como todo lo que hacía lo hacía al 100%, escribió un libro magnífico, un manual de vuelo, que es una referencia en el mundo de la instrucción.
  • Posteriormente dejó la instrucción y se pasó a la fumigación aérea. Unos años más tarde cambió la fumigación por la extinción de incendios, dando su vida por los demás, fue un altruista hasta el final. Durante los descansos puso a punto un Cozy que se trajo de Florida. A él siempre le apasionó la construcción amateur y este avión era un clásico.
  • Estés donde estés, que tengas buenos vuelos, te echamos de menos.
  • >> "Link al MANUAL DE VUELO PPL (155 Mb)
  • >> "In memorian ENRIQUE ZUBIAGA..
  • >> "In memorian EL PAIS.
  • >> "In memorian EL DIARIO VASCO.
  • >> 1992 julio, El Correo: Iñigo Zubiaga, artesania aérea.